Por qué no hay mejor San Valentín que tu perro

4 Feb 2019 · No hay comentarios

San Valentín es el día en que se celebra el amor y la amistad. Cada 14 de febrero (y los días previos) vemos numerosos anuncios, reclamos y mensajes en torno al amor en pareja. Sin embargo, cada vez son más los que prefieren disfrutar del día de los enamorados con su gran amor: su perro.

Es posible que esto, a quien no tiene un peludo en su vida, le suene extraño, pero lo cierto es que no hay amor más profundo, más verdadero que el que ellos nos profesan. Y el que merecen que nosotros les demos a ellos. Por si a alguien aún le quedan dudas, he aquí unas cuantas razones que demuestran porqué no hay mejor San Valentín que tu perro.

No hay amor más incondicional

Lo decíamos antes, no hay amor más incondicional ni compañero más fiel que nuestro peludo. Pase lo que pase, él (o ella) nos ama sin reservas, sin condiciones y sin pedir nada a cambio. Es más, agradecerá enormemente cada muestra de cariño que reciba por nuestra parte.

Siempre nos recibe con entusiasmo

No importa si hemos estado fuera de casa 10 minutos o cuatro horas, él siempre nos esperará con alegría y demostrará su entusiasmo cuando regresemos a casa. Valora nuestra compañía y, para él, no hay nada mejor que pasar el tiempo con nosotros. Y no dudará en demostrárnoslo en cualquier momento, ya sea moviendo su rabo en señal de felicidad, ladrando para darnos la bienvenida o mirándonos con esos ojillos que tanto amor transmiten.

Porqué no hay mejor San Valentín que tu perro: siempre nos recibe con entusiasmo
Foto: Unsplash

Disfruta cada momento que pasamos juntos

Nos sigue allá donde vamos, juega con nosotros cada vez que tiene la oportunidad, se acurruca a nuestro lado, le encanta dar paseos juntos, venir de vacaciones con nosotros… No importa la actividad, lo que importa es la compañía. Estar con nosotros le hace feliz a él. Y estar con él nos hace felices a nosotros.

Nos da calor y nos protege por la noche

No hace mucho se publicó un estudio que decía que dormir con nuestra mascota daba más seguridad a la mayor parte de la gente que dormir con su pareja. Y es que dormir junto a ellos, nos da mucha tranquilidad y, además, en esta época del año, ¿quién no agradece ese extra de calor que nos dan al acurrucarse junto a nosotros?

Se preocupan por nosotros

Y no solo eso, incluso se dan cuenta enseguida de cuándo nos pasa algo o no nos encontramos bien. Detectan nuestros estados de ánimo e, incluso, cuando estamos enfermos. Nos consuelan, nos animan y hacen todo lo posible para mejorar nuestro estado de ánimo y de salud en todo momento.

Demuestran su cariño de mil formas

Cada perro (y cada mascota) es un mundo y, por eso, cada uno de ellos tiene también su particular forma de demostrar su amor y su cariño hacia nosotros. Ya sea “robándonos” nuestra ropa y llevándosela consigo para tener nuestro olor cerca cuando no estamos, lamiéndonos el cuerpo o la ropa, ronroneando cuando les acariciamos o de cualquier otra manera, nuestro peludo nos quiere y lo demuestra de todas las formas posibles.

 

¿Aún os quedan dudas de que nuestro perro es el mejor San Valentín posible?

Artículos relacionados

Otras historias que pueden interesaros a ti y a tu peludo