Cómo viajar con nuestro perro en coche

25 Nov 2019 · No hay comentarios

A la hora de planificar nuestro viaje en coche, sea para hacer muchos o pocos kilómetros, la seguridad vial tanto nuestra como la de nuestros animales ha de ser primordial. Es necesario y fundamental que nuestros animales viajen correctamente, no sólo por nuestra seguridad y la de ellos, si no para aquellos terceros que puedan verse comprometidos en un accidente.

Según un estudio estadístico de la DGT el 82% de las mascotas viaja en turismo siendo perros y gatos los más viajeros; y cuyos viajes no se realizan en muchas ocasiones en óptimas condiciones. Esto es debido a que 1 de cada 5 usuarios lleva suelto a su animal porque cree no va a ocurrir nada durante el trayecto y no es necesario llevarlo con sujeción.

Debemos saber que si nuestro coche circula a una velocidad de 50 km/h y tenemos un accidente el peso de nuestro animal se multiplica por 35, por lo que conlleva un gran peligro e irresponsabilidad por nuestra parte el que se vea comprometido en un accidente. Por ello, la Dirección General de Tráfico nos indica cómo llevar a nuestros animales dentro del turismo en el que viajamos.

Consejos de la DGT para viajar con nuestro perro en coche

  • Atados con una sujeción (arnés y correa de uno o dos enganches) que se introduce en el cinturón de seguridad de los asientos traseros del coche. Importante que no puedan entorpecer ni molestar al conductor, por lo que deben ir regulados en corto, pero a la vez que estén cómodos en movimiento.
  • Mediante unas barras o rejillas separadoras entre el maletero y los asientos traseros del coche, pero que conlleven que el animal esté sujeto para que no esté libre de movimiento y pueda salir despedido en caso de accidente.
  • Mediante un trasportín que pueda colocarse entre el asiento delantero y trasero para que no puedan deslizarse. Colocado en el asiento trasero y sujeto con el cinturón de seguridad para evitar su movimiento o colocado en el maletero bien sujeto.
  • Actualmente hay en el mercado una especie de cama que se asemeja a un cajón que lleva incorporado un arnés y que se ancla en el cinturón y que asegura tanto el descanso, comodidad y seguridad del animal.

En condición de animal doméstico no tenemos que llevar ninguna identificación externa en el coche de “Transporte de animales vivos” así como tampoco tener ningún certificado de limpieza ni desinfección ni tener emitida ninguna guía sanitaria ni documento de movimiento. Pero sí nos pueden pedir la documentación de nuestro animal: cartilla sanitaria/pasaporte de vacunación, tenerlo identificado con chip, y si se trata de un PPP tener el seguro de responsabilidad civil así como la licencia administrativa expedida por el Ayuntamiento.

Los preceptos de esta ley son aplicables en todo el territorio nacional y obligan a los titulares y usuarios de las vías y terrenos públicos aptos para la circulación, tanto urbanos como interurbanos  de uso común y a los titulares de las vías y terrenos privados que sean utilizados por una colectividad indeterminada de usuarios.

Nunca deberemos llevar al perro suelto sin ninguna sujeción ni en el maletero, ni en los asientos traseros, ni llevarlo en el asiento del copiloto solo o en brazos de un usuario. Si lleváramos suelto a uno de nuestros perros la infracción a la que nos enfrentamos es a una sanción económica de hasta 100 euros sin conllevar la pérdida de puntos.

Nuestro perro debe ir seguro durante el viaje en coche
Nuestro perro debe ir seguro durante el viaje en coche

Unas recomendaciones extra para viajar con nuestro perro en coche

Cuando viajamos con ellos solemos vestir el coche con jarapas que cubran el asiento del coche para evitar en demasía la suelta de pelo y colocamos colchonetas que les sean cómodas más cómodas para descansar. Hay en el mercado mantas de poliéster que se enganchan a los asientos traseros y delanteros, pero que no dejan transpirar y que dependiendo de la época del año expiden demasiado calor, por lo que somos más partidarios de unos textiles de algodón, aunque va en cuestión de gustos.

Importante si no están acostumbrados al viaje realizar trayectos cortos para sociabilizar positivamente el viaje y paulatinamente ir haciendo trayectos más largos para que puedan acostumbrarse. Si fueran propensos al mareo sería recomendable comentarlo con vuestro veterinario de referencia por si hay que tomar alguna medicación leve y llevar agua durante el viaje para que estén hidratados, así como algún snack que les pueda gustar.

Realizar paradas de descanso tanto para humanos como para los animales, tanto para estirar las patas y poder realizar sus necesidades fisiológicas y nunca dejarlos dentro solos del coche sin supervisión ni ventilación que les pueda ocasionar un colapso. En nuestro caso cuando no podemos acceder a algún establecimiento de carretera uno de nosotros se queda fuera con ellos realizando un paseo, mientras el otro entra; pero por suerte cada vez hay más lugares en los que podemos acceder a una zona adaptada o libre para estar con ellos mientras tomamos un café y un tentempié mientras descansamos un poco.

Que el viajar en coche no sea una excusa para no poder viajar, porque por suerte nosotros hemos viajado con nuestros tres perros sin problema alguno teniendo en cuenta las precauciones y preparaciones previas para que su seguridad y comodidad no se vean comprometidas. ¡Os animamos!

Fotos y texto: Ester Martínez Jurado (Perros con historia)

¡Compártelo ya!

Artículos relacionados

Otras historias que pueden interesaros a ti y a tu peludo