Vía verde del Bidasoa en compañía de tu mascota

6 May 2019 · No hay comentarios

Una ruta ideal para recorrer en compañía de tu mascota es la vía verde del Bidasoa, que une el País Vasco con Navarra. Este recorrido, que se extiende a lo largo de 44 kilómetros, no cuenta con apenas dificultad y puede realizarse a pie, en bici o a caballo y cuenta, además, con varios tramos completamente accesibles.

Vía Verde del Bidasoa. Foto: Turismo de Euskadi
Vía Verde del Bidasoa. Foto: Turismo de Euskadi

Os proponemos acompañarnos a través de un recorrido inolvidable, en el que podréis ver pueblos de gran belleza, plantaciones de kiwis, diques de pequeño tamaño e, incluso, búnkers de la guerra civil. Anímate a recorrer la vía verde del Bidasoa en compañía de tu mascota.

La ruta recupera buena parte del antiguo trazado del tren Txikito, que unía Elizondo e Irún y que recibió su nombre por su ancho de vía de apenas 0,92 metros. Creado en el año 1898 como tren minero para comunicar la población vasca de Irún con las minas navarras de Endarlatsa, fue posteriormente ampliado hasta Elizondo, momento en el que se convirtió en tren de pasajeros. Se trata de una ruta de perfil muy llano que estuvo en funcionamiento hasta el año 1956.

Como su nombre indica, la vía verde del Bidasoa sigue el curso de este río en torno al antiguo trazado del tren minero. En la actualidad, llega hasta el precioso entorno natural de Bertiz y está adscrita al proyecto europeo Eurovelo, de más de 8.000 kilómetros, que une la localidad noruega de Cabo Norte con la portuguesa de Sagrès. Una opción fantástica para recorrer en compañía de tu peludo y descubrir paisajes verdaderamente impresionantes.

Podemos dividir la Vía Verde del Bidasoa en varios tramos (siete, en concreto). Así, si iniciamos la ruta en Navarra y la finalizamos en el País Vasco, la ruta sería la siguiente: Bertiz – Legasa (3,5 kilómetros), Legasa – Sunbilla (6 kilómetros), Sunbilla – Igantzi (12 kilómetros), Igantzi – Lesaka (4 kilómetros), Lesaka – Alkaiaga (3 kilómetros), Alkaiaga – Endarlatsa (5 kilómetros) y, finalmente, Endarlatsa – Behobia (7 kilómetros).

De entre todos ellos, el tramo más bonito (y quizá también, más salvaje) es el comprendido entre las localidades de Sunbilla e Igantzi. En todo caso, a lo largo de todo el recorrido, encontraremos parajes de una belleza incomparable, empezando por el Parque Natural del Señorío de Bertiz en el que daremos inicio nuestra ruta. En cuanto a accesibilidad, destaca el tramo de la vía verde entre Endarlatsa y Legasa.

La Vía Verde del Bidasoa en compañía de tu mascota, paso a paso

Nuestro punto de partida para recorrer la Vía Verde del Bidasoa en compañía de nuestro peludo será la población navarra de Oieregui, junto al Parque Natural Señorío de Bertiz. Declarado también Zona de Especial Conservación (ZEC), se extiende a través de más de 2.000 hectáreas e incluye dos zonas destacadas: el bosque autóctono y el jardín histórico, en el que encontraremos especies exóticas de todo el mundo.

En el jardín histórico, podremos realizar un recorrido sensorial adaptado para discapacitados. También encontraremos un pequeño estanque, el mirador del río Baztán, una capilla, el palacio de exposiciones, una maqueta del parque y el centro de interpretación.

En este primer tramo de la vía verde del Bidasoa, llegaremos hasta la bella plaza de Legasa, rodeada de magníficos edificios señoriales.

Desde aquí, enlazaremos con el río Bidasoa, el que da nombre a la vía verde y que nos acompañará prácticamente durante todo el camino. Pronto aparecerá también ante nuestros ojos la preciosa arboleda de Doneztebe – Santesteban, un tramo en el que tendremos que tener especial cuidado ya que es atravesado por vehículos a motor y, además, es paso frecuente de ganado. Vigilad especialmente a vuestro peludo en esta zona, por su seguridad y para que no se ponga nervioso si os encontráis con vehículos u otros animales.

Desde aquí, antes de llegar a la población de Sunbilla, encontraremos tres túneles. Para adentraros en ellos, inmersos en el frondoso bosque, os recomendamos llevar con vosotros una linterna, ya que la iluminación es desigual y, en ocasiones, el interruptor de luz está únicamente en uno de los dos extremos del túnel.

Puente medieval de Sunbilla. Foto: Ayuntamiento de Sunbilla
Puente medieval de Sunbilla. Foto: Ayuntamiento de Sunbilla

Así llegaremos a Sunbilla, una preciosa población en la que bien merece hacerse un alto en el camino. Aquí, podréis visitar sus dos barrios, uno a cada lado del río Bidasoa, pero unidos por un magnífico puente medieval. También merecen ser visitados su Ayuntamiento (de mediados del siglo XIX), el Palacio de Subizar (conocido también como Casa de San Tiburcio), la casa Arrutenea, la Casa Meharbaita, la Casa Pedro de Goienetxe, la Casa Eskribabaita, la Casa Paulabaita, la Casa Ambrosabaita, el antiguo lavadero, la iglesia de San Tiburcio y la antigua vía del tren minero, además del importante macizo de Mendaur en las inmediaciones.

Poco después de salir de Sunbilla para retomar la Vía Verde del Bidasoa, encontramos una presa que ya no está en funcionamiento y, poco más adelante, el puente de Latxa, que deberemos cruzar para continuar. También deberemos atravesar el Túnel de Larrakaitz, en curva y sin asfaltar, pero bien iluminado. Encontraremos el interruptor casi nada más entrar, a la derecha.

Así, continuando por la Vía Verde, llegaremos hasta Igantzi, otra de las señoriales Cinco Villas de Navarra. Muy cerca de ella, encontraremos también el Parque Natural de San Juan Xar, único bosque autóctono de carpes (Carpinus betulus) o abedulillos de la Península. En él, encontraremos también castaños centenarios, robles, fresnos y arces, así como la Ermita de San Juan Bautista, en cuyo interior hay una cueva natural con la imagen de San Juan Xar. Al agua que mana en esta zona, se le atribuyen poderes curativos contra las infecciones de la piel.

Una tradición muy relacionada con esto es la de acudir a esta Reserva Natural de San Juan Xar el día de San Juan (24 de junio) y beber de los tres caños de agua. A continuación, deberemos empapar un pañuelo con agua de las tres fuentes y después frotarnos la parte de piel afectada por la infección, para después abandonar el pañuelo en las inmediaciones. Unos días después, serán recogidos y quemados por el cura de la ermita.

En todo caso, nuestro camino por la Vía Verde del Bidasoa continuará desde Igantzi en dirección a Lesaka, en cuyas inmediaciones encontraremos una típica “meta” de hierba. Entre ambas poblaciones, recorreremos cuatro kilómetros de asfalto, que arrancan desde el barrio Baerrizaun Auzoa de Igantzu y que nos llevarán por las inmediaciones de las antiguas estaciones de tren de Igantzu y Lesaka, hoy desaparecidas. Muy cerca de aquí se conserva también un búnker de la Guerra Civil.

Continuaremos hacia Bera, otra población que conserva un precioso casco antiguo, que dejará paso a la vía, encañonada entre el río Bidasoa y las empinadas laderas de los Pirineos, hasta llegar a Endarlatsa. Desde aquí, continuaremos por tierras guipuzcoanas hasta Behobia, donde terminará nuestro recorrido por la Vía Verde del Bidasoa.

Dónde dormir para visitar la Vía Verde del Bidasoa

Si vas a recorrer la Vía Verde del Bidasoa en compañía de tu mascota, un lugar perfecto para dormir y recobrar fuerzas es el Camping Ariztigain. Ubicado en Sunbilla, este camping navarro está rodeado de bellos bosques y verdes valles, en un entorno ideal para descubrir en compañía de nuestro amigo de cuatro patas.

Uno de los bungalows del Camping Ariztigain
Uno de los bungalows del Camping Ariztigain

El camping Ariztigain cuenta con todos los servicios y unas modernas instalaciones, en las que  nuestras mascotas podrán alojarse tanto en las parcelas, como en las mobile homes o en los bungalows. Eso sí, en el caso de alojarse en bungalows o mobile homes, deberemos pagar un pequeño suplemento por noche y mascota.

No hay, sin embargo, límites en cuanto al peso o tamaño de nuestros peludos, ni un máximo de éstos por cada alojamiento. Las razas PPP son, así mismo, bien recibidas.

 

Artículos relacionados

Otras historias que pueden interesaros a ti y a tu peludo