El Bierzo con perro: rutas y senderos para descubrirlo

29 Sep 2022 · No hay comentarios

La comarca de El Bierzo es una zona declarada abiertamente petfriendly y en la que, además, encontraremos un montón de rutas y espacios naturales que recorrer en compañía de nuestro perro. Desde luego, una muy buena opción si estáis buscando un destino amigable para toda la familia (y especialmente para sus integrantes perrunos).

Situada en la provincia de León, muy cerca de Galicia, esta comarca es un verdadero paraíso natural y un lugar perfecto para unas vacaciones en compañía de nuestros peludos. Sin duda, su mayor atractivo natural son Las Médulas, pero no es el único ni mucho menos. Miradores, bosques, espacios naturales, parques y reservas naturales, rutas senderistas, paisajes de ensueño… La lista es interminable, así que os proponemos abrir boca con unas rutas sencillas, repletas de naturaleza y aptas para todos los públicos.

El Bierzo con perro: Ruta circular de Las Médulas

Una ruta muy sencilla y de no muy amplio recorrido (unos 11 kilómetros) que nos llevará a través de las distintas minas de Las Médulas y los principales y más impresionantes miradores de la zona. En buena parte, avanzaremos entre bosques de castaños, unas veces por pistas asfaltadas y otras por sendas de tierra.

El punto de partida para esta ruta será el municipio de Las Médulas, más concretamente su parking en el que podremos dejar el coche para emprender el recorrido. Desde el parking, si seguimos de frente por la calle que lo atraviesa, encontraremos al final la llamada Senda de las Valiñas, desde donde tomaremos el camino de la izquierda y comenzaremos nuestra ruta entre castaños.

Así, llegaremos a las dos primeras paradas de nuestro recorrido, La Cuevana y la Encantada, dos cuevas a las que podremos acceder en compañía de nuestro amidog, aunque eso sí, deberá ir siempre con correa.

Las Médulas, en El Bierzo, provincia de León
Las Médulas, en El Bierzo, provincia de León

Desde aquí, nuestro camino continuará entre castaños a través de una senda de asfalto y llegaremos a la Fuente de la Tía Viviana. Si bien aquí podremos coger agua potable, os recomendamos llevar suficiente líquido para la ruta, puesto que en determinadas épocas del año el líquido aquí puede escasear. Desde la Fuente de la Viviana, tomaremos el denominado Camino del Mirador, a la izquierda de la fuente y en dirección ascendente. Este es el tramo más “complicado” del recorrido, puesto que la pendiente es mayor; pese a todo se trata de un tramo de dificultad baja. La cuesta nos llevará a través de un frondoso bosque y cruzando la llamada Senda Perimetral, una ancha pista de tierra a la que regresaremos más tarde.

De momento, continuaremos camino por la cuesta y giraremos a la izquierda atravesando el Mirador de Orellán, desde donde podréis contemplar unas vistas realmente magníficas de Las Médulas y continuar hasta la Galería del mismo nombre (Galería del Orellán) a la que también podremos entrar todos juntos, siempre con correa, eso sí.

Aquí llega el momento de retroceder a la Senda Perimetral, como os avisábamos antes, desde donde haremos un leve ascenso hacia la zona recreativa de Campo de Braña. Es un buen  lugar para tomarnos un descanso en sus mesas de piedra y el segundo punto del camino en el que encontraremos una fuente, además de preciosas vistas de los Montes Aquilianos. Después del alto en el camino (si habéis decidido aprovechar), retomaremos el camino por la Senda Perimetral, ahora en descenso, y aprovecharemos a contemplar las maravillosas vistas de Las Médulas y su entorno que hay en este tramo hasta el Mirador de Predices.

Estamos ya al final de la ruta, en apenas 500 metros llegaremos al cruce con una pista a nuestra derecha, procedente del Camino de Santiago de Invierno, y que nos llevará hasta el punto de inicio, en el aparcamiento de Las Médulas, donde dejamos el coche.

El Bierzo con perro: Rutas por los Alcornocales de Cobrana

Os proponemos ahora dos rutas en una, ambas circulares para conocer los Alcornocales de Cobrana y ambas iniciándose en dicho municipio. Transcurren por bosques de alcornoques (como su propio nombre indica) pero también de castaños, madroños y pinos. Aquí tendremos unas impresionantes vistas de El Bierzo y también del Pantano de Bárcena, ambas son muy sencillas y aptas para todos los públicos. Se diferencian por su longitud y, por tanto, el número de espacios naturales que nos llevarán a descubrir.

Pantano de Bárcena. Foto: Turismo de Castilla y León
Pantano de Bárcena. Foto: Turismo de Castilla y León

En ambos casos, partiremos de la entrada del pueblo. En la primera calle a la derecha, encontraremos un panel informativo con las dos rutas: la más corta, de 3,1 kilómetros y señalizada en amarillo; la más larga, de unos 10,2 kilómetros y marcada en azul, de dificultad media.

La ruta amarilla (la más corta) comenzará con una visita al Bosque de los castaños centenarios de La Cabaña, tras el cual giraremos a la izquierda para visitar el Zofredal del Escobal. Después, volveremos a girar a la izquierda para llegar al Lavadero de Campo Villarín, en el que encontraremos una fuente. Desde ahí, tomaremos el camino de la derecha y subiremos por el Zofredal de las Lleras, tras el cual giraremos a la izquierda para regresar al pueblo.

La ruta azul (la más larga, de unas  4 horas de duración) nos llevará al comienzo por el mismo camino, es decir, empezaremos contemplando el Bosque de los castaños centenarios de La Cabaña, giraremos a la izquierda hacia el Zofredal del Escobal y, aquí, cambiaremos ruta desviándonos hacia la derecha en dirección al Zofredal de los Tesos para después girar a la izquierda hacia el Zofredal del Moudro, donde iniciaremos la subida.

Así, continuaremos camino y, en la parte más elevada, encontraremos el Zofredal de Arriba, tras el cual hallaremos el Mirador de Peña Redonda, donde tendremos oportunidad de descansar en sus mesas mientras contemplamos maravillados las vistas del entorno.

Ahora continuaremos hasta cruzarnos con una pista por la que giraremos a la izquierda y bajaremos hasta el Lavadero de Campo Villarín, en el que encontraremos la fuente. De él saldremos por la derecha y tomaremos el camino al pueblo a nuestra izquierda.

El Bierzo con perro: Por el Camino de los Señoríos

Y, aunque podríamos seguir recomendándoos rutas para recorrer El Bierzo y sus espacios naturales en compañía de vuestro perro, nuestra última propuesta es una ruta un poco diferente, en la que podremos conocer la arquitectura tradicional de la zona. En este caso, también es circular y se extiende por 14 kilómetros.

La iniciaremos en Campelo, desde donde continuaremos hacia Arganza y su precioso Palacio hoy reconvertido en bodega. A partir de ahí, tomaremos la carretera para continuar hasta Cacabelos y su cementerio, desde donde proseguiremos hacia Quilós y de ahí a Canedo, cuyo Palacio también ha sido reconvertido en bodega y cuyo restaurante es abiertamente dogfriendly.

Dónde dormir en El Bierzo con perro

Como os decíamos, El Bierzo es una zona muy dogfriendly en la que nuestro perro se sentirá como en casa. Si buscáis alojamiento en la zona, nuestra recomendación es Casa Dorinda, situado en Campelo, en el municipio de Arganza. Se trata de un establecimiento de alquiler íntegro con capacidad para hasta 10 personas en el que nuestro peludo será considerado como un miembro más de la familia.

Casa Dorinda, en Campelo (Arganza), El Bierzo
Casa Dorinda, en Campelo (Arganza), El Bierzo

Así, en Casa Dorinda, son bienvenidos los perros de todas las razas y tamaños sin pagar suplementos ni fianzas, ni importar su número. La única restricción es que no podremos dejarles solos en la habitación. El alojamiento cuenta, además, con todas las comodidades, incluyendo salón con chimenea, comedor-cocina y patio exterior con barbacoa.

Además, se trata de un establecimiento seguro, que cuenta con un protocolo Covid19 muy completo y que ha reforzado, con ocasión de la pandemia, sus procesos de limpieza y desinfección, incluyendo un tratamiento integral de ozono en todas las estancias.

¡Compártelo ya!

Artículos relacionados

Otras historias que pueden interesaros a ti y a tu peludo